Esta web utiliza el uso de cookies de terceros. Si continúas navegando o cierras este aviso, estarás aceptando su uso.  Saber más

Cerrar

Artículos

PODER Y ALGO MÁS

A juzgar por varios artículos que circulan por internet, hay quien piensa que la similitud entre las firmas de Donald y Melania Trump, responden a una asimilación de personalidades, o incluso la prevalencia de una sobre la otra, pero aunque exista un discernimiento entre la faceta social e íntima, lo cierto es que ambos planos son decisivos para analizar una personalidad.

PODER Y ALGO MÁS

Desde el punto de vista social, el fuerte carácter de la primera dama se ve atemperado por el factor diplomático del que es poseedora, todo ello acompañado de un sentido práctico, independencia de criterios e inteligencia que le permite tener un sentido de la oportunidad, pues mientras que su marido tiende a malgasta energía tratando de ejercer o simular un poder de manera continuada, ella es más adaptable presentando batalla sólo cuando la puede ganar. En otro orden de cosas, también hay que destacar, que aunque el ejercicio de poder no sea continuado, siempre tiene en cuanta su estatus, por ello deducimos que se trata de una mujer orgullosa con tintes narcisistas propensa a los desórdenes de tipo material.

PODER Y ALGO MÁS

Desde el aspecto retrospectivo, cabe señalar que aunque existan coincidencias entre firmas (como el gran autoconcepto o la forma de ser introvertida), el parecido entre firmas no se ajusta completamente a la realidad, pues siguiendo el orden de la ilustración en la parte superior, observamos que en la firma de Melania Trump existe mayor armoniosidad y flexibilidad en comparación con la de Donald Trump donde predominan los rasgos angulosos. Detalles extrapolables a la personalidad.

 

Volver